contaminación en el aire

La contaminación del aire es un tema cuya preocupación ha dejado de ser de exclusivo interés ecologista, para pasar a formar parte del día a día de todos, y especialmente de quienes sufren continuamente las consecuencias de nubes tóxicas que cubren el cielo de las grandes ciudades en todo el planeta.

En PHS Serkonten, estamos muy concienciados con éste grave problema, y por eso queremos dedicar éste artículo a la contaminación ambiental del aire como cuestión de interés universal, y cuya solución no sólo está en manos de gobiernos y multinacionales, sino que todos podemos aportar nuestro granito de arena para intentar poner freno a una situación que evoluciona desfavorablemente frente a las nuevas tecnologías y progreso económico.

Las pruebas más evidentes que no pueden pasar desapercibidas por nadie, son las famosas nubes contaminantes del aire que todos podemos ver a simple vista sobre las grandes ciudades, pero existen otras formas de contaminación atmosférica menos detectables o visibles con fatales consecuencias para la salud de los seres vivos y ecosistemas, que paulatinamente están provocando el calentamiento de la tierra con consecuencias catastróficas.

Orígenes y causas de la contaminación del aire

A lo largo de millones de años de vida en el planeta siempre se han producido emisiones tóxicas naturales en la atmósfera, como las producidas por los gases durante la erupción de los volcanes, pero estos efectos no eran permanentes, como los que desde hace doscientos años se vienen produciendo a partir de la revolución industrial y el constante crecimiento demográfico, y que se ha denominado como contaminación atmosférica.

Se considera contaminación del aire a la emisión a la atmósfera de elementos tóxicos, generados por las actividades humanas.

Entre los principales gases contaminantes del aire está el dióxido de carbono emitido por todos los seres vivos al realizar la función respiratoria.

Sin embargo para considerar realmente la contaminación del aire con éste gas, se tiene en cuenta otro tipo de situaciones responsables de la emisión, como el uso de combustibles tales como la gasolina o gas oíl necesarios para el funcionamiento de vehículos, maquinaria e instalaciones industriales, cuyos restos sobre la atmósfera están produciendo un cambio realmente significativo en su composición y provocando el temido efecto invernadero.

Pero además del dióxido de carbono, existen otro tipo de contaminantes atmosféricos, como el gas metano, que se produce en procesos de descomposición de materia orgánica, y emanado del ganado, también los famosos CFCS, actualmente prohibidos que se han usado en esprays y para uso refrigerante o el dióxido de azufre que es responsable entre otros componentes de las lluvias ácidas.

>  Qué es la higiene ambiental y por qué es tan importante

Pero para comprender la gravedad de la situación, hay que conocer cuáles son los efectos y consecuencias derivadas de la contaminación atmosférica producida por el hombre.

contaminantes del aire

Consecuencias de la contaminación del aire

  • La primera consecuencia palpable de los contaminantes atmosféricos, es el aumento y agravamiento de enfermedades respiratorias y cardiovasculares de las personas que viven en grandes núcleos urbanos, o en la proximidad de fuentes industriales que emanan productos tóxicos a la atmósfera. Se calcula que aproximadamente un 3% de los ingresos hospitalarios en nuestro país se produce por agravamiento de enfermedades relacionadas con el nivel de contaminantes del aire, y que se podrían evitar alrededor de 12.000 muertes prematuras en España, relacionadas directamente con ésta causa. La contaminación ambiental afecta en mayor o menor medida a todas las personas, produciendo síntomas de mayor o menor trascendencia entre los que se encuentran los dolores de cabeza, irritación de las vías respiratorias, y ojos, y disminuyen las defensas de las vías aéreas, agravando insuficiencias funcionales de algunas personas que pueden llegar a ser mortales.
  • Otro grave efecto de la contaminación del aire es el llamado “efecto invernadero” y la destrucción de la capa de ozono que por un lado está ayudando a que se produzca un calentamiento rápido del planeta con consecuencias desastrosas para el mantenimiento de los ecosistemas existentes, cambio climático, desertización de grandes zonas, aumento del nivel de los mares, desaparición de tierras que actualmente corresponden a naciones, proliferación de insectos, y extinción de muchas especies, a la vez que al desaparecer la capa que nos protege de la acción directa de los rayos ultravioletas, también ha aumentado el riesgo de padecer quemaduras y cáncer de piel.
  • La contaminación ambiental también genera la lluvia ácida, compuesta principalmente por ácido nítrico y ácido sulfúrico, que además de provenir de volcanes y materia orgánica en descomposición, principalmente se produce por los vertidos a la atmósfera provocados por el uso de combustibles en las actividades humanas.
  • La lluvia ácida también se puede materializar en precipitaciones de nieve, nieblas, o directamente en partículas secas sobre vegetación, tierra, ríos, lagos, y mares, siendo trasportadas por los vientos a mucha distancia del lugar de emisión, en dónde después de caer se absorbe y mezcla con los acuíferos, afectando también a la agricultura, ganadería y pesca como fuentes de alimento, aumentando la toxicidad tanto del agua, como de los seres vivos que en ella habitan y por extensión contaminando toda la cadena alimentaria.
>  ¿Qué es la legionella, cómo se transmite y cómo prevenirla?

Los principales contaminantes del aire presentes en la lluvia ácida dificultan la capacidad reproductiva de las plantas y su alimentación, produciendo la muerte de la vegetación en las zonas cuya tierra tiene menos poder neutralizador.

Para evitar la lluvia ácida hay que reducir al mínimo el consumo de combustibles fósiles.

Pero, ¿qué medidas de control y soluciones están adoptando los gobiernos ante el problema de la contaminación del aire?

contaminacion-aire

Sistemas para el control de la contaminación atmosférica y soluciones

A nivel general existe ya una cierta conciencia colectiva sobre el problema del calentamiento global, y las repercusiones de la contaminación del aire en nuestra salud y futuro, gracias al trabajo de los ecologistas, pero a nivel individual y empresarial todavía estamos muy lejos de conseguir actitudes y conductas respetuosas con la naturaleza, primando el confort, el espíritu consumista, y los beneficios económicos.

Por eso resulta necesaria la acción de los gobiernos en el sentido de promulgar leyes que obliguen a reducir la emisión de gases contaminantes a la atmosfera, a nivel de ciudadanía e industrias, así como acuerdos entre países que se comprometan a realizar acciones en favor de un crecimiento sostenible, mediante normativas que primen el cumplimiento de medidas, y sancionen a quién no mantenga los compromisos y obligaciones.

Actualmente los gobiernos están centrando las medidas en acciones preventivas y estrategias para reducir la emisión en su origen, para mejorar la calidad del aire, a la vez que se genera ahorro en recursos, en lugar de tratar de paliar los efectos una vez que se han producido y que en algunos casos tienen consecuencias irreversibles.

Las acciones preventivas están basadas en el estudio y el control de los principales  contaminantes del aire:

Por un lado se estudian los focos de emisión de contaminantes, y tipo de procesos en los que se generan, el tipo de sustancias tóxicas, y los efectos puntuales.

También se realizan seguimientos meteorológicos constantes, y estudios exhaustivos de la calidad del aire en la atmósfera.

En éste mismo sentido, se está apostando por la sensibilización a través de la educación  ambiental en todos los estratos sociales, y a través de los medios de comunicación.

La adopción de normativa a nivel internacional, estatal, autonómica y municipal para adecuar y regular conductas y actividades.

Infraestructura de gestión ambiental acorde a las directrices fijadas.

Por último también se establecen análisis y estudios de variables implicadas en el desarrollo económico para conseguir un equilibrio entre necesidades y soluciones, entre las que están las evaluaciones de impacto ambiental, planes de ahorro y eficiencia energética, planes de urbanismo, entre otros.

>  Guía para elegir la mejor máquina de ozono según las necesidades de tu empresa

Entre las medidas para reducir la contaminación del aire adoptadas en muchos países están:

El ahorro de energía a nivel individual en los hogares fomentada por las ayudas para sistemas de calefacción eficiente, regulación de temperatura máxima y mínima en edificios, o mejora de los aislamientos térmicos en nueva construcción.

Gravar con impuestos el exceso de consumo de energía eléctrica, y combustibles, también son medidas para mejorar la calidad del aire.

Restringir el uso masivo de transporte individual con prohibiciones o limitaciones para frenar la emisión de contaminantes.

Adecuar infraestructuras y mejoras a la demanda de transporte público.

Favorecer la utilización de energías alternativas no contaminantes, e invertir en nuevas investigaciones sobre energías renovables, son otras de la acciones para mejorar la calidad del aire.

Eliminar la gasolina con plomo, instalar catalizadores en los escapes de los coches y facilitar la adquisición y uso de vehículos menos contaminantes, penalizando a los que producen mayor contaminación.

Establecer redes de vigilancia y medida de gases contaminantes para poder adoptar en cada momento las medidas necesarias, sean de origen doméstico, industrial o de aglomeración de tráfico rodado.

En nuestro país existe un catálogo de actividades de la industria clasificadas como potencialmente contaminantes del aire, que incluyen el tipo de controles a los que deben someterse, así como los tipos de emisiones que no pueden superar en ningún caso.

Las industrias clasificadas con los tipos A, B deben contar con autorizaciones individuales para su actividad.

Control de emisiones contaminantes en industria

El control de emisiones de gases contaminantes en industria se puede llevar a cabo con captadores pasivos o equipos de aspiración.

Los captadores pasivos se instalan en los puntos elegidos, recogiendo la muestra que luego se analizará en laboratorio, mientras los equipos de aspiración succionan el aire con un sistema de retención para recoger las muestras y analizar el nivel de contaminantes del aire.

El tema de la contaminación del aire daría para muchos artículos más, pero en cualquier caso hemos querido incidir en un problema que nos afecta de forma universal y a cuya solución podemos contribuir todos y cada uno de nosotros, a la vez que dejamos un legado digno a nuestras generaciones futuras.

cuidar el medio ambiente

En Serkonten encontrarás las soluciones higiénicas más comprometidas con el medio ambiente, contacta con nosotros.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>